Me considero un sherpa especializado en rescatar a líderes atrapados en paradigmas del siglo XX para que consigan ser altamente efectivos en el siglo XXI. Me dedico a facilitar la mutación del líder controlador (efectivo en entornos predecibles) al líder explorador (efectivo para entornos inciertos).

  • Inicios

    Mis inicios empresariales llegaron con el mundo del deporte.

    A los 22 años abrí un gimnasio donde estuve más de diez años como entrenador. Fueron años duros y apasionantes que forjaron los rasgos más característicos de mi personalidad.

    Conseguí que algunos de mis alumnos fuesen campeones nacionales e internacionales. Producto de esa época, aprendí psicología deportiva y asistí como alumno a diversos cursos de autoconocimiento, buscando en ellos herramientas para mí y también para utilizar con mis jóvenes atletas.

    Una vez conseguí “realizarme” en esta faceta deportiva, alcanzando las metas que me había fijado, feliz, pero también exhausto, decidí poner fin a esa etapa. Necesitaba “dar un giro” a mi vida y tomar distancia del deporte que me acompañaba desde mi adolescencia y que en ese momento y para sucesivos años, “nos habíamos cansado el uno del otro”.

  • Reinventarse

    Empezar de nuevo con 32 años no fue fácil. Todo lo que sabía “hacer bien”, “aparentemente” no me servía en otro campo profesional. No obstante, me llegó una oferta para trabajar en el sector logístico de una PYME, y lo vi como “la oportunidad” que andaba esperando.

    Cuando has “competido” muchos años de tu vida deportiva, almacenas muchos recursos para “enfocarte” en conseguir tus objetivos sean cuales sean estos. Aposté por estudiar en el ICIL (Instituto Catalán de Logística), un máster en Dirección logística y puse todo mi esfuerzo en evolucionar en ese sector.

    Los éxitos no tardaron en llegar, primero fue llevar un equipo y después pasar a una multinacional. Con la multinacional, llegaron otros cursos de formación que me apasionaron. En aquella época, en la UOC (Universitat Oberta de Catalunya) estudié Psicología, con la gran ventaja de poderla aplicar de inmediato en la gestión de equipos.

    Me formé en PNL (Programación neurolingüística) y, poco a poco, empecé a sentirme “apresado” entre contenedores y palets.

    De nuevo necesitaba dar “otro giro” pero no sabía hacia dónde. ¿Reinventarme otra vez?

  • Actualidad

    Ya con 36 años, conocí a una consultora (Cathy Paredes) que trabajaba formando a Directivos y ella apostó por mí, viendo en mi cierto potencial, que ni yo mismo intuía. Me ofreció  formarme, no lo dudé ni un segundo pues me apasionaba ese “nuevo escenario”. Me dediqué plenamente a ir a cursos para formarme, era una “esponja” que leía y resumía libros sin descanso y estudiaba cada detalle de los mejores formadores. Me preparé a fondo esperando mi oportunidad y cuando llegó, la disfruté y pude ver que de nuevo, había encontrado una actividad que me apasionaba.

    En el año 2002 di mi primer curso como formador. A lo largo de este tiempo, he conseguido cierto prestigio profesional, amplia experiencia en el aula y unos clientes fieles que me permiten vivir de mi pasión:

    “facilitar que las personas alcancen sus objetivos”

    Mi posicionamiento actual en el mundo de la formación está esencialmente basado en cursos de: Autoliderazgo, LiderazgoCoaching para Líderes en el entorno de la multinacional. También me dedico desde el 2008 (año en el cual me certifiqué), al Coaching Ejecutivo con Directivos de empresas multinacionales.

    En la formación y el coaching he encontrado mi pasión, que en el fondo es la misma que cuando entrenaba deportistas pero ahora con Directivos:

    ¡ponerte al servicio de tu cliente, para que este consiga sus objetivos!

Versión “larga” para los más curiosos/as