Entradas

¿Cómo asumir y hacer asumir mayor responsabilidad personal?

Durante el desarrollo de los cursos de liderazgo que imparto, los managers muestran su reiterada queja o preocupación (que ha ido al alza en los últimos años) acerca de cómo pueden gestionar la falta de responsabilidad personal de algunos de sus colaboradores.

Leer más

Los 4 conversadores disonantes

Cada uno de nosotros, tiene una determinada forma de conversar que nos diferencia de “otros conversadores”. Nuestro particular estilo de “conversador” es una proyección del original ser humano que somos y en concreto, del mundo emocional que albergamos. Si bien, todos necesitamos tener competencia en conversar, si somos líderes, esta es una “necesidad vital” pues es mediante las conversaciones que “escuchamos”, “empatizamos”, “inspiramos” o “desarrollamos” a nuestros colaboradores o hacemos todo lo contrario.

Los conversadores disonantes son aquellos que por medio de determinados comportamientos consiguen generar emociones negativas (miedo, resentimiento, inseguridad…) en su interlocutor, lo contrario sería conversador resonante porque genera en su interlocutor emociones positivas (compromiso, ilusión, satisfacción…).

En este artículo, quiero mostrar cuatro perfiles distintos de líderes-conversadores que los he bautizado como conversadores disonantes; por “disonante” entendiendo que es por medio de determinados comportamientos que consigue “generar determinadas emociones negativas en su interlocutor”; un ejemplo de estas emociones o sentimientos disonantes serían: miedo, resentimiento, inseguridad, resignación, inquietud, tensión, impotencia, incomprensión, confusión etc… Lo contrario de “disonante” sería “resonante”, o sea, que por medio de los comportamientos de los cuales hace gala mientras conversa, genera en su interlocutor emociones positivas tales como compromiso, ilusión, satisfacción, orgullo, seguridad, interés, confianza, ambición, etc…

Leer más

Conversaciones y Cambio

En este artículo quiero centrarme en algunos aspectos clave que un Manager debe tener en cuenta cuando decida implementar un cambio; aspectos más bien de “antes” y “durante” su implementación y del tipo de conversaciones que se desprenderán de ese proceso. Para complementar el tema, el mes que viene comentaré algunos de los pasos necesarios en la implementación de un cambio.

Muchas veces los Managers, “poseídos” por la urgencia, se disponen a implementar un cambio en sus equipos “por decreto”; esta falta de empatía y de “oficio” conlleva serios peajes para todos los implicados, pues ese cambio se ralentiza, se complica o incluso se bloquea temporalmente requiriendo un sobreesfuerzo adicional para seguir avanzando. Uno de los aspectos clave para que un profesional “se suba al carro del cambio” es que sepa “el para qué” de ese cambio, pues como veremos a continuación, un proceso de cambio tiene implícita una “travesía del desierto” que si bien será dura, al menos que se le encuentre “sentido”. Implementar un cambio por parte de un Manager requiere atender muchas variables pero sobre todo conversar con su equipo pues es el único canal fiable para desencallar las siguientes situaciones que os planteo:

Leer más

Conversar para desarrollar

En el día a día cada líder tiene diferentes oportunidades para interactuar y conversar con sus colaboradores, no obstante a las conversaciones que quiero referirme en este artículo son las que despliegan cierta liturgia. Por liturgia me refiero a la conversación pactada con antelación y no algo informal entre pasillos; conversación que el líder “debería” preparar con esmero para conseguir los objetivos que se plantea y que “debería” finalizar con un plan de acción y su consecuente seguimiento. La utilización del condicional “debería” la hago pues muchas veces, por desgracia, no se tienen en cuenta estos aspectos que son tan importantes en el desarrollo del colaborador/a.

Leer más

Esas conversaciones pendientes …

Una parte de nuestro éxito (ya sea personal o profesional) tiene que ver con la calidad de las conversaciones que sostenemos. Para mí, nuestra vida es una consecución de conversaciones que sostenemos con nosotros mismos y con los demás.

Mediante las conversaciones hemos iniciado una amistad o una relación de pareja, hemos conseguido un trabajo, un proyecto, un ascenso, o cualquier cosa que deseábamos. Por tanto, parte de nuestra actual existencia tiene que ver con la cantidad y calidad de conversaciones que hemos tenido y, por supuesto, también con las que “no hemos tenido”.

Leer más